Entradas Recientes
Lowell Brueckner

Ingrese su dirección de correo electrónico:


Entregado por FeedBurner

Conocimiento de Dios... prefacio

Etiquetas:



EL CONOCIMIENTO DEL DIOS SANTO

Prefacio

La religión genuina confronta la tierra con el cielo y hace que la eternidad alumbre al tiempo. El mensajero de Cristo, aunque habla lo que Dios le ha dado, también debe, como solían decir los cuáqueros, "hablar a la situación" de sus oyentes; de no hacerlo, estaría hablando un lenguaje conocido sólo por él mismo. Su mensaje no sólo debe ser eterno; también debe ser oportuno. Le debe hablar a su propia generación.

El mensaje de este libro no procede de nuestros tiempos, pero es adecuado para ellos. Ha sido puesto en acción por una situación que ha existido en la Iglesia por años, y que está empeorando de manera continua. Me refiero a la pérdida del concepto de majestad en la mente religiosa popular. La Iglesia ha abandonado su elevado concepto de Dios. Esto no se ha hecho de manera deliberada, sino poco a poco, y sin conocimiento de la Iglesia, y el hecho mismo de que no esté consciente de lo que está pasando, sólo sirve para hacer más trágica aún su situación.

El pobre concepto de Dios que prevalece entre los cristianos de una manera casi universal es la causa de un centenar de males entre nosotros, dondequiera que estemos. Una nueva filosofía de la vida cristiana ha sido la consecuencia de este error fundamental en nuestro pensar religioso.

Con nuestra pérdida del sentido de majestad ha llegado una pérdida mayor del temor reverencial religioso y del reconocimiento de la Presencia divina. Hemos perdido nuestro espíritu de adoración. El cristianismo moderno no está produciendo el tipo de cristiano que pueda apreciar o experimentar la vida en el Espíritu. Las palabras "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios" no significan nada en la práctica para el adorador bullicioso y confiado en sí mismo de este siglo veinte.

Esta pérdida del concepto de majestad ha llegado en el momento en que las fuerzas de la religión están logrando un fuerte avance y las iglesias están más prósperas que en ningún otro momento en unos cuantos siglos. Lo alarmante es que nuestros éxitos son externos en su mayoría y nuestras pérdidas totalmente internas; y puesto que es la calidad de nuestra religión la afectada por las condiciones internas, bien podría ser que nuestros supuestos éxitos no sean más que pérdidas.

La única forma de recuperarnos de nuestras pérdidas espirituales es regresar a la causa de ellas y hacer las correcciones que exija la verdad. La falta de conocimiento del Santo es lo que nos ha traído nuestros problemas. El redescubrimiento de la majestad de Dios logrará grandes cosas en cuanto a la solución de esos problemas. Nos será imposible mantener sanas nuestras prácticas morales, y rectas nuestras actitudes mientras nuestra idea de Dios sea errónea o inadecuada. Si queremos traer de nuevo el poder espiritual a nuestra vida, debemos comenzar a pensar en Dios de un modo que se aproxime más a como Él es en realidad.

A. W. Tozer
Como humilde contribución a una comprensión mayor de la Majestad de los cielos, ofrezco este reverente estudio de los atributos de Dios. Si los cristianos de hoy leyeran obras como las de Agustín o Anselmo, un libro como éste no habría tenido razón de ser. Sin embargo, los cristianos modernos sólo conocen de nombre a esos iluminados. Las casas editoras cumplen con su deber de hacer reimpresiones de sus libros, y a su debido tiempo éstas aparecen en los estantes de nuestros estudios. Ahí es donde se encuentra el problema: se quedan en los estantes.

Es evidente que no son muchos los cristianos dispuestos a leer centenares de páginas de material religioso que requiere una concentración constante. Estos libros les recuerdan a demasiadas personas aquellos clásicos seculares que se vieron obligadas a leer mientras estaban en la escuela, y se apartan de ellos con una sensación de desaliento.

Por este motivo, un esfuerzo como el presente no dejará de tener algún efecto beneficioso. Como este libro no es ni esotérico ni técnico, y ya que está escrito ene l lenguaje de la adoración, sin pretensiones de elegancia en su estilo literario, quizá haya unas cuantas personas que se sientan atraídas hacia su lectura. Aunque creo que no se hallará aquí nada que sea contrario a la sana teología cristiana, con todo, no estoy escribiendo para los teólogos profesionales, sino para las personas cuyo corazón las mueve a buscar a Dios mismo.

Tengo la esperanza de que este libro pueda contribuir en algo a la promoción de la religión personal y, si unos cuantos se sienten animados por su lectura a comenzar la práctica de la meditación sobre la esencia de Dios, eso bastaría para pagar con creces el esfuerzo de producirlo.
 

                                                                                                                         A.W. Tozer

Recibiendo Amonestación

Etiquetas:


POR A. W. TOZER
A. W. Tozer

UN BREVE PASAJE CURIOSO DEL LIBRO DE ECLESIASTÉS HABLA DE UN VIEJO REY TONTO QUE NO QUERÍA SER AMONESTADO. 

NO ES DIFÍCIL DE ENTENDER PORQUE ESTE REY ANCIANO, QUE ERA PARTICULARMENTE TONTO, SE SENTÍA POR ENCIMA DE LA AMONESTACIÓN. SI ÉL SE LA HABÍA PASADO POR AÑOS DANDO ÓRDENES, QUIZÁS ÉL YA HABÍA DES-ARROLLADO UNA PSICOLOGÍA AUTO-CONFIADA QUE SIMPLEMENTE NO ENTENDÍA QUE DEBÍA ACEPTAR EL CONSEJO DE OTROS. SU PALABRA HABÍA SIDO LA LEY POR MUCHO TIEMPO, SU VOLUNTAD HABÍA CONVERTIDO EN SINÓNIMO DE LO CORRECTO, Y TODO AQUELLO QUE FUERA CONTRARIO ESTABA MAL. DE PRONTO NO LE CABÍA EN LA MENTE LA IDEA DE QUE HUBIERA ALGUIEN SUFICIENTEMENTE SABIO O TAN BUENO COMO PARA REPROBARLO. SE VOLVIÓ A SI MISMO UN REY TONTO Y SE ENREDÓ EN SU PROPIA RED Y ÉSTA CON EL TIEMPO SE VOLVIÓ TAN FUERTE QUE NO PODÍA ROMPERLA Y DEJO DE ESTAR CONSIENTE DE SU EXISTENCIA.

HAY QUE RECORDAR EL PROCESO MORAL POR EL CUAL ÉL LLEGO A ESTA DIFÍCIL CONDICIÓN. ÉL ESTABA PERDIDO EN CADA PARTICULAR. SU VIEJO CUERPO MARCHITO LO MANTUVO UNIDO PARA DAR UNA TUMBA MÓVIL QUE HOSPEDABA SU ALMA YA MUERTA. ESPERANDO DURANTE MUCHO TIEMPO SU PARTIDA. DIOS LO HABÍA SACADO A SU VANIDAD FATAL. Y PRONTO MORIRÍA TAMBIÉN FÍSICAMENTE, MURIENDO UNA MUERTE TONTA.

LA CONDICIÓN DEL CORAZÓN QUE HA RECHAZADO EL CONSEJO FUE CARACTERÍSTICA DE ISRAEL EN VARIOS PERIODOS DE SU HISTORIA, Y ESTOS PERIODOS FUERON INVARIABLEMENTE SEGUIDOS DE JUICIO. CUANDO CRISTO VINO A LOS JUDÍOS LOS ENCONTRÓ DADOS A UNA COMPLETA Y ARROGANTE AUTO-CONFIANZA QUE NO ACEPTABAN REPROCHE. “SOMOS LA SIMIENTE DE ABRAHAM” DECÍAN FRÍAMENTE CUANDO JESÚS LES HABLABA DE SUS PECADOS Y DE SU NECESIDAD DE SALVACIÓN.

LA GENTE COMÚN ESCUCHÓ A JESÚS Y SE ARREPINTIÓ, PERO LOS SACERDOTES JUDÍOS HABÍAN LLEVADO EL MANDO POR MUCHO TIEMPO COMO PARA ACEPTAR DEJAR SU POSICIÓN PRIVILEGIADA. COMO EL REY ANCIANO ESTABAN ACOSTUMBRADOS A TENER LA RAZÓN TODO EL TIEMPO. EL REPROBARLOS ERA UN INSULTO. POR ESO ELLOS FUERON REPROBADOS.

IGLESIAS Y ORGANIZACIONES CRISTIANAS HAN MOSTRADO UNA TENDENCIA A CAER EN EL MISMO ERROR QUE DESTRUYÓ A ISRAEL Y LO INHABILITÓ PARA RECIBIR AMONESTACIÓN. DESPUÉS DE UN TIEMPO DE CRECER Y DE UN TIEMPO DE TAREAS EXITOSAS, VINO LA PSICOLOGÍA MORTAL DE AUTO-FELICITACIÓN. LO MISMO QUE LES TRAJO EL ÉXITO, DESPUÉS LOS HIZO FALLAR. PARA LOS LÍDERES QUE SE ACEPTAN A SI MISMOS COMO LOS ELEGIDOS DE DIOS, QUE SON OBJETO ESPECIAL DEL FAVOR DE DIOS, Y QUE TIENEN SUFICIENTE PRUEBA DE ELLO, CUALQUIERA QUE TRATA DE LLAMARLOS A CUENTAS ES INSTANTÁNEAMENTE DESAUTORIZADO COMO UN ENTROMETIDO QUE DEBE SER AVERGONZADO POR REPROBARLOS.

SI CUALQUIERA SE IMAGINA QUE TAN SOLO ESTAMOS JUGANDO CON PALABRAS QUE DESCRIBEN DE CASUALIDAD A CUALQUIER LÍDER RELIGIOSO Y LLAMA LA ATENCIÓN A LA DEBILIDAD Y PECADOS EN SU ORGANIZACIÓN. DEBE ASEGURARSE DE RÁPIDAMENTE LIMPIARSE CON UN CEPILLO Y SI SE ATREVE A PERSISTIR SERÁ CONFRONTADO CON REPORTES Y ESTADÍSTICAS PARA PROBAR QUE ESTÁ COMPLETAMENTE EQUIVOCADO Y FUERA DE ORDEN “SOMOS LA SIMIENTE DE ABRAHAM” PUEDE SER LA FUERTE DEFENSA, Y ¿QUIEN SE ATREVERÍA A ENCONTRAR FALLAS EN LA SIMIENTE DE ABRAHAM? AQUELLOS QUE YA ENTRARON EN LA ETAPA EN LA QUE YA NO PUEDEN ACEPTAR AMONESTACIÓN, NO SE BENEFICIARÁN DE ESTA ADVERTENCIA. DESPUÉS QUE UN HOMBRE HA CAÍDO POR EL PRECIPICIO, YA NO HAY MUCHO QUE HACER POR ÉL, PERO NOS COMPLACEMOS POR MARCAR EL CAMINO PARA PREVENIR AL SIGUIENTE VIAJERO. AQUÍ ALGUNAS RECOMENDACIONES:
   
1.
NO DEFIENDA A SU IGLESIA U ORGANIZACIÓN DE LA CRÍTICA. SI LA CRÍTICA ES FALSA NO PODRÁ DAÑAR. PERO SI ES CIERTA, NECESITARÁ ESCUCHAR LO QUE SE DICE AL RESPECTO.

2.
PREOCÚPESE NO DE AQUELLO EN LO QUE USTED ES EXPERTO, SINO PREOCÚPESE DE SEGUIR AL SEÑOR COMPLETAMENTE. ES MEJOR DECIR (Y SENTIR) “SOMOS SIERVOS QUE NO SERVIMOS PARA NADA; QUE SOLO HACEMOS NUESTRO DEBER.”

3.
CUANDO ESTÉ REPROBADO, NO PONGA ATENCIÓN AL ORIGEN. NO PREGUNTE SI ES SU AMIGO O SU ENEMIGO QUIEN LO ESTA REPROBANDO. UN ENEMIGO ES CON FRECUENCIA DE MAS VALOR QUE UN AMIGO, POR QUE NO ESTÁ INFLUENCIADO CON SIMPATÍA.

4.
MANTENGA SU CORAZÓN ABIERTO A LA CORRECCIÓN Y ESTÉ LISTO PARA RECIBIRLA. ESCUCHE EL CASTIGO VERBAL, A PESAR DE QUIEN SOSTENGA EL LÁTIGO. LOS GRANDES SANTOS APRENDIERON A RECIBIR EL CASTIGO HUMILDAMENTE –POR ESO FUERON GRANDES SANTOS.


La Gran Tribulación

Etiquetas:


El libro del profeta Daniel

“Tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin.”
Daniel 12:4

La Gran Tribulación
Capítulo 12:1-13                              

1.      En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que vela sobre los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de angustia cual nunca hubo desde que existen las naciones hasta entonces; y en ese tiempo tu pueblo será librado, todos los que se encuentren inscritos en el libro. 
2.      Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el desprecio eterno. 
3.      Los entendidos brillarán como el resplandor del firmamento, y los que guiaron a muchos a la justicia, como las estrellas, por siempre jamás. 
4.      Pero tú, Daniel, guarda en secreto estas palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y el conocimiento aumentará. 
5.      Entonces yo, Daniel, miré, y he aquí otros dos estaban de pie, uno a este lado del río, y el otro al otro lado del río. 
6.      Y uno de ellos dijo al hombre vestido de lino que estaba sobre las aguas del río: ¿Para cuándo será el fin de estas maravillas? 
7.      Y oí al hombre vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, que levantando su mano derecha y su mano izquierda al cielo, juró por aquel que vive para siempre, que será por un tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo; y cuando se termine la destrucción del poder del pueblo santo, se cumplirán todas estas cosas
8.      Yo oí, pero no pude entender. Entonces dije: Señor mío, ¿cuál será el resultado de estas cosas? 
9.      Y él respondió: Anda, Daniel, porque estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin. 
10.  Muchos serán purificados, emblanquecidos y refinados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos comprenderá, pero los entendidos comprenderán. 
11.  Y desde el tiempo en que el sacrificio perpetuo sea abolido y puesta la abominación de la desolación, habrá mil doscientos noventa días. 
12.  Bienaventurado el que espere y llegue a mil trescientos treinta y cinco días. 
13.  Mas tú, sigue hasta el fin; descansarás y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días.

A menudo menciono que yo creo en el cristianismo histórico y en la verdad que la iglesia verdadera ha presentado sobre los siglos. Cito mucho a Juan Wesley, que dijo: “La doctrina nueva es doctrina falsa”.