Entradas Recientes
Lowell Brueckner
feedburner

Ingrese su dirección de correo electrónico:


Entregado por FeedBurner

¡Craso error!

Etiquetas:

28. Un estudio expositivo de Isaías, capítulo 29

Permíteme resumir las cinco características que hemos conocido al estudiar el libro de Isaías:
1. Es un libro de repetición. Dios sabe con quien está tratando... es decir, con seres humanos muy olvidadizos. Por eso, Él nos repite los mismos principios de la verdad una y otra vez.
2. Es un libro poético, lleno de símbolos, analogías, axiomas y incluso cánticos, legando así tanto al hombre interior como el intelecto, logrando que la verdad penetre más profundamente.
3. Como toda la Escritura, este es un libro que revela la persona y el carácter de Dios. Tiene un tema central que se concentra en la santidad de Dios. Por eso, promete el juicio y la retribución a las naciones por su pecado, y también castiga a Israel por su rebelión contra Él.
4. Es un libro sobre la salvación de Dios. Él, claramente, demuestra el cuidado para Su pueblo, interminable y sin vacilar. Él le defiende contra sus enemigos y le libera. Además, una y otra vez, le vemos extendiendo la mano a Sus enemigos, ofreciéndoles la oportunidad de tener un futuro con Él y Su pueblo. Sobre todo, a los que confían en Él, les promete una salvación eterna.
5. Y, por supuesto, es un libro de profecía. Algunas profecías estaban para cumplirse en un futuro cercano, casi después de haberlas declarado, especialmente las que tenían que ver con Asiria. Otras se extendieron al reino de Babilonia y su caída. Hay un tesoro de profecía mesiánica, señalando al nacimiento, el ministerio, el propósito, la muerte y el reino del Mesias. Profetiza acerca de la misericordia de Dios para las naciones gentiles. Apunta hacia el tiempo de la Tribulacion y otras muchas veces hacia el Milenio, que sigue inmediatamente después. Finalmente, nos lleva hacia la eternidad, hablando de la destrucción total del mundo presente y prometiendo un cielo y una tierra nuevos. 

La falsedad y la agricultura

Etiquetas:


27. Un estudio expositivo de Isaías, capítulo 28

Estudiamos juntos la palabra inspirada de Isaías, confiando que el Espíritu Santo abra nuestro entendimiento para poder ver la revelación de Dios mismo. Este es el mayor propósito al contemplar estos capítulos y versículos. En el último capítulo, personalmente me gocé leer de Su invitación “doble” a Sus enemigos, para que hicieran paz con Él. ¿Qué nos dice de Su carácter? Que Él es un Dios que ama apasionadamente y estrecha la mano a los que están más alejados de Él.

También fui encantado por una declaración que demostró Su atención a cada uno de Su pueblo individualmente. Me dice que Él es el Dios del individuo y no solamente Uno que piensa en desarrollar un proyecto masivo. Tenemos que reconocer y aceptar la verdad sobre este Dios único que es un Dios de la guerra que sujeta a cada enemigo por la espada de Su palabra. Solamente hay un Dios verdadero y viviente, es revelado en Su palabra, y tenemos que formar nuestro concepto de Él solamente por esa palabra. No solamente debemos aceptar esta revelación, sino que debemos regocijarnos en ella, sabiendo que en Él, no hay nada que no sea justo y bondadoso.


El gran día de la siega

Etiquetas:


26. En estudio expositivo de Isaías, capítulo 27

Queremos estar muy cerca del profeta, al empezar hablar del pueblo del Señor. Aprendemos de la relación que Él tiene con ellos que ha elegido, para que sean una luz al mundo entero. Es el mejor tiempo de verle, porque es cuando deja de esconderse para revelarse mejor a los Suyos. Es lo que consideraremos en este capítulo.

Es importante siempre observar el tiempo, para poder tener entendimiento sobre aplicar la Escritura que estamos estudiando. El tiempo es especialmente evidente en este capítulo, en que se menciona “aquel día” desde el primer versículo, repitiendo en versículo 2, entonces dice “días vendrán” en versículo 6, y otra vez “en aquel día” en versículos 12 y 13.

Tenemos que mirar atrás para saber que significa aquel día. Fue expresado en un cántico desde el principio de capítulo 26, un cántico futuro reservado para aquel día. Este capítulo es una continuación de capítulos 24, 25 y 26. Describe un tiempo cuando Jerusalén estará en paz y una nación justo habita en ella. Es un día de crecimiento para esa nación, sus fronteras alcanzan más territorio, y el Señor será glorificado en ella. Es un tiempo de resurrección nacional y podemos concluir con certeza que este día toma lugar en el fin de la época.

Un cántico para Jerusalén

Etiquetas:


 25. Un estudio expositivo  de Isaías, capítulo 26

Hemos ido contemplando el lenguaje poético del Señor. El Espíritu Santo, Autor de la Escritura, nos presenta la verdad de tal manera, que la hace penetrar profundamente y permanecer dentro de nosotros. El profeta, inspirado, nos habla de una canción, y lo que tenemos delante de nosotros, en este capítulo, es la verdad eterna en forma poética con una melodía y un ritmo. Aunque es un beneficio secundario,  también podemos desfrutar de la mejor literatura cuando estudiamos la palabra de Dios.

Acuérdate de que el documento original de Isaías, al igual que toda la Escritura, no estaba dividido en capítulos o versículos. Los hombres los añadieron para facilitar su lectura y, como resultado, hay pensamientos en este capítulo que pueden estar unidos con otros del capítulo anterior o del que sigue. Por ejemplo, al principio de capítulo 25, vemos las ciudades como una representación de las mejores obras de los hombres, por las que se sienten muy orgullosos. Vemos un ejemplo clásico, el de Nabucodonosor, jactándose de Babilonia sobre la azotea de su palacio real. El último versículo del capítulo 25 habló de los muros de Moab, símbolo de su orgullo y destreza prácticas.

La ciudad milenaria

Hay una canción que la tierra de Judá cantará en el futuro sobre su ciudad capital que será, de hecho, el capital del mundo durante el milenio. El término “aquel día”, a menudo refiere al día cuando el Señor reine durante mil años en la tierra. Lo que sigue, es la letra de aquella canción, y tiene que ver con una ciudad muy especial. Abraham, Isaac y Jacob no podían acomodarse en su heredad terrenal (Canaán) porque, como a Isaías, Dios dio a Abraham una visión de una ciudad mucho mejor. Enseñó a sus descendientes la superioridad del mundo venidero,hasta tal punto que vivieron en tiendas en su tierra prometida, como extranjeros y peregrinos (Heb.11:13). Nos dieron un ejemplo cómo debe ser la mentalidad del pueblo de Dios.

¿Quién planeó esto?

Etiquetas:







Nada tiene que resultar conforme a nuestros planes. Ionut Lerca, director del campamento, Teen Ranch, cerca de Lepsa, Rumania, por meses ha intentado formar un campamento por algunas familias que cada año se reunen. Siempre ha sido un tiempo de oración y comunión en la Palabra de Dios. Empezó con planes de reunir en julio, pero entonces vio que más estarían libres en agosto. Después parecía que al fin de cuentas, julio sería mejor.